DIARIO DE VIAJE A ITALIA: PREPARATIVOS Y PRIMER DÍA, LAGO DI COMO Y MILÁN.

19.4.17


Algunas os habéis interesado por los lugares que he visitado en mi viaje a Italia, y me habéis pedido que haga post donde os narre la ruta que seguimos, hoteles, recomendaciones, etc. Como para mí vuestros deseos son órdenes, hoy os traigo la primera parte, los preparativos y nuestro primer día de aventura.

Siempre planeo los viajes en función de los vuelos, una vez los he cogido, empiezo a tejer toda la ruta, y a buscar hoteles en función de los lugares donde determinemos quedarnos.
En ésta ocasión volamos con Ryanair que tiene vuelo directo desde SCQ a Bérgamo, las combinaciones nos coincidían a la perfección y lo demás vino todo rodado.
El alojamiento me trajo algún que otro dolor de cabeza, difícil cuadrar todo para no hacer muchos km cada día, que no nos quede a desmano, que la ubicación nos resulte cómoda tanto para salir de las ciudades como para visitarlas, y a veces tantas exigencias hacen que encontrar el lugar apropiado se vuelva un caos. Al final, escogí tres B&B y un hotel para las últimas dos noches.
Y por último,y no menos importante, alquilar un coche,  sin él el viaje no tendría mucho sentido ya que te brinda libertad absoluta para moverte y para parar cuantas veces quieras en cada sitio.

Después de tenerlo todo organizado, estábamos listos para emprender el viaje, una maleta llena de ropa cómoda y práctica, mochila a cuestas y listo, Italia nos esperaba.




"Nuestro vuelo salió puntual de Santiago, y llegamos a rgamo media hora antes de lo previsto. Después de recoger el coche de alquiler en la terminal, pusimos rumbo al centro, apenas a 10 minutos, para hacer el check in y tener un primer contacto con la ciudad.
Nos alojamos en el B&B Room Italy, un apartamento de dos habitaciones en un barrio súper tranquilo y muy cómodo, tanto para desplazarnos como para poder cenar y movernos en la ciudad. La habitación era pequeñita pero súper acogedora , y lo más importante, súper limpia. El lugar perfecto para dormir y tomar algo por la mañana puesto que el resto del día lo pasamos fuera.  Su propietaria fue muy amable y en todo momento estuvo dispuesta a ayudarnos y a darnos información.
Recomendados por ella, cenamos en 'Trattoria Capresse' (Vía Piccinini, 2), todo un acierto y un lugar al que yo también os recomiendo ir si estáis en la ciudad. El día ya no daba para mucho más y nos fuimos a descansar, el día había sido largo y agotador.


Y por fin llegó el sábado, de buena mañana dejamos Bérgamo para poner rumbo a Lecco, uno de los pueblos que están a orillas del Lago di Como y desde el que empezaríamos nuestra ruta por él.


 
 
 
 
LECCO


El primer contacto no pudo ser mejor, nos dejamos llevar por los callejones que recorren el pueblo y terminamos nuestro paseo a orillas del Lago para emprender de nuevo ruta cruzando la montaña a través de largos túneles por una carretera estrecha y serpenteante, que ésta vez nos llevaría hasta Bellagio. Quizás éste sea uno de los lugares más famosos y más visitados del Lago, es tan bonito que no me sorprende que así sea. Pasear por su parque , que dicen que es el más bonito de Italia, es toda una gozada, las vistas, el ambiente, todo en él desprende paz y tranquilidad. Nos sentamos en un banco observando como los barcos cruzaban incansables de una a otra orilla.

 
 
BELLAGIO


Después de un buen rato decidimos seguir nuestra andanza hasta Como, dejando atrás pueblos como Nesso o Lezzeno, adosados a la lareda de la montaña con sus pintorescas casas de colores. 
Llegamos a Como justo a tiempo para comer, como no, un buen plato de pasta y ya con la barriga llena nos perdemos en un largo paseo por sus calles. 

 
 
COMO


Todavía no estamos cansados, y determinamos poner punto y final al día dirigiéndonos a Milán. Todo allí fue una locura, el tráfico, la marabunta de gente recorriendo sus calles, la plaza de la catedral llena hasta la bandera. Tuvimos un poco de sensación de agobio, el simple hecho de comprar un helado pareciera allí misión imposible. Nos quitamos las fotos de rigor frente a la catedral ,y  nos adentramos en la galería Victorio Enmanuelle, entre las tiendas de las grandes firmas. 
Poco más dio de sí la visita, un batido sentados en un bonito y moderno local y dijimos adiós a ésta caótica ciudad. 
Ya me habían advertido que Milán no tenía demasiado encanto, más allá de las tiendas para una tarde de shopping a lo grande, y su imponente Duomo, pero no podíamos pasar por alto el visitarla, aunque fuera de pasada. He de decir que nos llevó más tiempo salir de ella por el tráfico que había, que recorrer sus principales puntos de interés.


 
MILÁN


Llegamos a Bérgamo después de un buen atasco y más de media hora de retraso con respecto a lo previsto, la cama nos espera con los brazos abiertos. Mañana será otro."


No hay comentarios :

Publicar un comentario