MONOI DE TAHITÍ

En el post de hoy os muestro una variada selección de productos cuyo ingrediente principal es el afamado aceite de monoi de Tahití. Yves Rocher utiliza éste aceite para crear una extensa línea de cuidado corporal especialmente pensada para tratar la piel antes y después de su exposición al sol.

ACEITE DE MONOI DE TAHITÍ

El aceite de monoi de Tahití se extrae de la maceración de la flor de Tiaré (Gardenia Tahitensis) en aceite de coco, de ahí su aroma. Destaca por tener propiedades relajantes y calmantes, precisamente por ésto último se utiliza en productos solares. Además, hidrata, refresca y mantiene el bronceado por más tiempo.

YVES ROCHER Y EL ACEITE DE MONOI

Yves Rocher cuenta con una amplia gama de productos cuyo ingrediente principal es éste reputado aceite fruto del comercio justo y sostenible. Os muestro una selección de los mismos a continuación:

. ACEITE DORADO HIDRATANTE: Su textura ligera, y enriquecida con partículas de nácar aporta un bronceado satinado. Piel jugosa, suave e hidratada para lucir un moreno espectacular.
Se puede aplicar también en el pelo, en pequeñas cantidades para evitar el exceso de grasa.

. CREMA DE MANOS: Una crema de aroma irresistible que mantiene nuestras manos hidratadas.

. BRUMA PERFUMADA: Se trata de una bruma perfumada que puedes aplicar en cabello y cuerpo siempre que te apetezca.

. ACEITE TRADICIONAL: Un producto icónico de la marca, líder en hidratación y en cuidado de la piel antes y después de tomar el sol. De acabado mate.

. CHAMPÚ Y GEL CONCENTRADO: Un producto 2 en 1 perfecto por su formato y por su formulación concentrada.

Os presento más productos de Yves Rocher en ésta selección de post.

Laura Lourido

Ser cabezota puede ser un defecto, o no. Éste calificativo que tan bien me describe ha sido el impulso que he necesitado todos éstos años para crecer en mi proyecto de marca personal. Bienvenidos a mi mundo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos desde Blog

CORAX FAUNA

Tenemos tantos planes pendientes que los fines de semana no son suficientes para darle forma a